Pronto será noche... sueña, vive conmigo y comparte esta íntima emoción, el cuerpo distante y el alma iluminada.

16.3.15

Calenturas en fallas. "Hippies_4"

Los Hippies, básicamente fueron un movimiento social, rebeldes estáticos y estéticos contra una sociedad, que les pesaba como losas de hormigón. Su forma de manifestar su rebeldía se centró en su actitud y su estilo de vida, es por eso que su forma de vestir, destacaba totalmente de la del resto de la sociedad, una puesta en escena con elementos tan personalizados, que se convirtieron en toda una seña de identidad.

Las camisas se llenaron de flores y dibujos con referencias hindúes, los rostros de Hendrix y el Che poblaron los pechos de todo tipo de camisetas, los pantalones se ensancharon en las bajos de sus camales, dando origen a los clásicos “patas de elefantes”, las camisas y faldas estampadas, los pantalones vaqueros, el pelo largo y desordenado, barbas abandonadas e hirsutas, se perseguía más la estética colectiva que el lucimiento personal, la ropa ya no tenía sexo y surgieron las prendas mixtas.


El pelo tampoco era ya un signo de distinción; caminando de espalda, era difícil identificar el sexo, muchos hombres parecían mujeres de interminables cabellos. Mientras tanto las flores, símbolo de la época, se usaban tanto en la ropa como en el pelo y representaban la ideología utópica que los guiaba en la llamada “revolución de las flores”. 
Una descarada desestructuracion de costumbres que “justificaba” el

incumplimiento de las normas. 
El Dios racionalista y 


establecido, se abandona en su origen en busca del Dios Hippie, su impronta religiosa y su espíritu se trasladan a Oriente, y aparece el Buda, el Zen místico de la comunión de la naturaleza y el individuo,alternativas 


espirituales que hizo peregrinar a los hippies al Tibet, Machu Pichu o más tarde a las arenas de Creta, Túnez, Marruecos y Formentera. Este fue sin duda, el movimiento más sobresaliente en el ejercicio de “revelarse de todo”. Un buen intento, si no hubiera sido porque los modelos de consumo


establecidos son irrompibles.

Lo que si quedó en cambio, fue su experiencia cultural, que todavía hoy tiene alguna presencia entre nosotros, y el recuerdo de estos vagabundos multicolores que buscaban otro mundo, otras visiones, otros proyectos de convivencia, otro significado para ese descuidado tesoro, al que a veces minimizamos y que es la Vida.
Ilustramos este último calentón del verano con LSD, “Lucy in the Sky with Diamonds” tema de The Beatles, al que siempre se le ha querido vincular con la droga por la coincidencia de las primeras letras de sus palabras.