Pronto será noche... sueña, vive conmigo y comparte esta íntima emoción, el cuerpo distante y el alma iluminada.

23.11.14

Relatos dedicados. El Regreso

     
    Corría el año 2.410. Nada de lo que nos rodeaba era humano, nos auto trasportábamos desintegrando nuestra propia materia, flotando milésimas de segundo en un aire denso y maloliente. Desestimábamos cualquier trasto inútil construido por el hombre siglos atrás, que alejábamos adocenados en grandes almacenes espaciales, clasificados y codificados por una larga combinación de números y letras. No recuerdo que son las letras ni para que sirvan, hoy, todo lo que necesitamos saber se nos inocula mediante bacterias micro-siliconóides.
    He oído decir, que en Cosmópolis, en las noches de rojo ocaso se oyen voces que recitan, narran, cuentas historias de desconocidos antepasados que utilizaban útiles líquidos de tres dimensiones para grabar su presente, y que al secar se convertía en pasado, les llamaban: cartas, libros, diarios y cosas así.
    Quizás sea culpa del Mega Invierno, con sus días cortos, oscuros y fríos, en los que las horas para la reflexión menguan y pasamos de un tema a otro sin la suficiente cocción, pero desde que esas voces nos acompañan en la noche de la curiosidad, la sombra de un serie B, parece más real que nunca. No es la sombra de su orgánico cuerpo, sino la que proyecta a través de su mente-memoria contagiándonos de esa ilusión prohibida.   Hablan de emociones y sensibilidades que no entendemos, pero que nos gustaría experimentar, me pregunto si ya habrá alguno entre nosotros. Cerremos los ojos y oigamos al viento.
    Nuevas viejas palabras, labrarán surcos en nuestro Giga Box y que una vez procesadas definiremos como Dramas, Comedias, Tragedias, Ensayos, Poemas.

    Entonces, será señal inequívoca de que, el escritor... ¡HA REGRESADO!


3 comentarios:

Maty dijo...

Magnífica la caminata al futuro Alfredo .Me ha gustado cómo has imaginado lo que dentro de un abrir y cerrar de ojos se nos echará encima sin poderlo evitar

Alfredo dijo...

Gracias Maty, imaginar es gratis, y tal y como vamos, imaginar el caos es hasta fantástico.
Sin embargo me atrae más la romántica idea de recuperar el ya desintegrado pasado a través de la figura del relator, el historiador, el poeta, el escritor en definitiva. Un abrazo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Es una historia con optimismo razonable. Hay interés por las emociones, sobre el pasado en que había dramas, tragedias, comedias. Hay interés por escuchar a quien cuenta. Efectivamente, ha regresado el Escritor.